12.3.11

El apocalipsis se acerca porque he regresado a Blogger *chun chun chun* / ¿Acaso me volví famosa y no me he dado cuenta?

Es que esta sí se las tenía que venir a contar con puntos y comas porque Twitter y sus 140 caracteres no me alcanzaban, además, gracias a que Telcel "es LA red [más mierda]", mi tuit quedó en el limbo y cuando por fin pude subirlo, perdió gracia y mi chiste murió ... pero nunca es tarde para revivirlo porque fue desas cosas que sólo me pasan a mi y en las novelas.

Resulta que hoy me quedé de ver con Gabriel en el metro Zapata para ir al MUAC. Casualmente, se me hizo tarde y salí corriendo como piut para llegar a tiempo. Tomé un camión que me deja en Tlatelolco, fui aplastada por una señora rubia oxigenada con uñas postizas [yo digo que también las boobs eran fakes], nacamente me bajé por la puerta de adelante, me regañó el chofer cual madre protectora y corrí al metro.

Cuando por fin me subí al metro, se desocupó un asiento de los que son para personas solitarias y ausentes [como yo], el cual, muy amablemente me cedió un muchachiseñor [desos entre los 30 y los 40 años]. Yo, como la señorita que soy, educadamente le dije gracias y me senté mientras iba escuchando The Distillers a todo volumen y destrozándome los oídos, cuando de repente el tipo en cuestión me tocó el hombro y yo sólo vi como sus labios se movían.

Mi sentido arácnido me dijo: "Seguro se te cayó algo o tu celular está sonando pero por venir como pinchi idiota sorda, ni te das cuenta y estás haciendo el oso ¡tarada!". Como me da pena que mi Súper Yo me ande regañando en público, mejor puse pausa, me quité los audífonos y:


LauRa: ¿Perdón? -porque soy bien pinche amable y educada y así-
Muchachiseñor: ¡Oye amiga! ¿Te puedo tomar una foto? -¡Qué putas? ¡A mí? ¿Pues quién chingados crees que soy? ¿Alguna artistilla perdida en el metro? o ¿De plano sí estoy como pa' que me tomen fotos?- pensé
LauRa: ¡Jajajaja! ¡No, espérate! ¿Cómo crees? -es que, oigan, no es de señoritas andar haciendo esas cosas en el metro-
Muchachiseñor: ¡Ándale, amiga! ¡Nomás una y ya! -¿amiga? ¿neta? ¿pues cuándo nos fuimos a chelear o te enteraste de mis penas o qué? ¡Óra menos!- dije para mis adentros.
LauRa: ¡No, no me sale! Es que fíjate que no te manejo eso de lo que vienen siendo las fotos, además ¿qué no sabes que te roban el alma? ¡Imagínate! No puedo andar por la vida sin alma. -¡jojojo!
Muchachiseñor: Bueno, gracias. -No hay de qué, mano. ¡Pinche freak!
Me volví a poner los audífonos para seguir destrozándome la vida y los oídos y encerrarme en mi burbuja [¡Gracias iPod!] y continué mi camino. El stalker se bajó en la siguiente estación y yo llegué toda asustada a Zapata y como tengo la mala costumbre de llegar temprano a mis citas, pues no había quién me diera un bolillo para el susto.

Si el fulano me tomó foto y no me di cuenta, ya valió madres mi alma y seguro, al rato veran mi cara editada en alguna película porno. En caso de que ésto suceda, me avisan y me pasan el link para exigir que, mínimo, me dejen hacer el doblaje o los efectos especiales o algo porque siempre he querido doblar una, como lo dije en este post [¡Jijiji! Me puse a ver los comentarios de tal y reí mucho ¡corran a leerlos!].