10.9.11

De ahora en adelante, llámenme "Su Alteza Serenísima"

¡Ah su madre! ¡Nomás me ausento un mes por estos lares y me cambian la interfaz de Blogger y así! Pero qué chingados importa eso cuando les traigo noticias muy importantes [bueno, al menos para mi... a lo mejor a ustedes les importa un reverendo pepino, pero ¿pues qué?].

Resulta que, si creían que se librarían de mi tan fácilmente, pus ya se chingaron porque ahora también he sido invitada a escribir en otro blog. Uno en el que dejaré de lado la sarta de pendejadas [que vengo a contarles aquí para que no se aburran como huevos en salmuera, pero que igual ni son tan importantes como para calmar el hambre y lograr la paz mundial], y me comportaré como la señorita que soy.

Periódicamente, podrán leerme en ESTE blog tan bello y maravilloso que apenas está tomando forma y color, pero igual estaría bien padriuris que comentaran y mostraran un poco del amor que me imagino que sienten por mi [aunque no lo sientan, pretendan que sí... no sean ojetes y maten mis ilusiones con un matamoscas].

Si tengo noticias menos importantes que la expansión de mis letras a través de la red, vengo y les cuento.